Leche Frita sin Huevo

  • Leche Frita

    Leche Frita

  • Leche Frita con Maicena

    Leche Frita con Maicena

  • Leche Frita sin Huevo

    Leche Frita sin Huevo

  • Leche Frita Thermomix

    Leche Frita Thermomix

  • Leche Frita Microondas

    Leche Frita Microondas


  • "Leche Frita sin Huevo"

    Receta Leche Frita sin Huevo





    Ahora os traemos una receta para hacer leche frita sin huevo entre sus ingredientes, además de no usarse el huevo para rebozar los trozos. Si tienes problemas a la hora de comer huevos o los quieres evitar, esta receta es ideal para ti.

    Ingredientes:

    - 800 ml de leche entera
    - 75 gramos de azúcar
    - 75 gramos de harina o maicena
    - Una rama de canela
    - La piel de limón

    Ingredientes para rebozar y freír:

    - Azúcar
    - Harina o maicena
    - Canela en polvo
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Esta receta está pensada para todos los que no pueden comer huevo por algún problema alimentario o algún problema de salud, o bien para quien no quiera comerlo por cualquier motivo, ya que no se usa huevo para hacer la receta. Tampoco lo usamos para rebozar. Sin embargo si no tienes problemas con el huevo, puedes hacer la receta tal y como explicamos a continuación y luego puedes rebozar los trozos de leche frita en maicena y huevo, como se hace tradicionalmente, hay quien prefiere la masa hecha sin huevo. Vamos con la receta.





    Lo primero que iremos haciendo será mezclar un poco de la leche con el azúcar y la harina o la maicena, como prefieras. Te recomendamos emplear unas varillas para hacer bien la mezcla y que quede perfecta. Después lavamos el limón para quitarle la piel, usando para ello un cuchillo afilado, e intentando sacar sólo la parte amarilla de la piel y no la parte blanda de debajo. El resto de la leche la vertemos en un cacito y la ponemos a calentar junto a una rama de canela y la piel del limón a fuego suave, esperando a que hierva para retirarla del fuego y la dejamos reposar sobre un cuarto de hora.

    Aprovecharemos para elegir la fuente en la que vayamos a echar la leche cuajada, y le colocamos papel transparente cubriendo la base y paredes, para que podamos desmoldarla bien en su momento. Al acabar cogemos otra olla y vertemos la mezcla que preparamos con la leche, el azúcar y la maicena, y la calentamos a fuego lento. A continuación echamos la leche que habíamos hervido, colándola y quitándole la canela y el limón. Iremos removiendo pacientemente para que vaya espesando poco a poco. Una vez esté bien consistente dejamos reposar un poco y echamos sobre la fuente que preparamos. La cubrimos con más papel film una vez se haya enfriado y la dejamos unas 6-8 horas en la nevera.



    Pasadas esas horas, sacamos la leche cuajada y sobre una superficie lisa la cortamos en trozos, que iremos pasando por un poco de maicena y luego los freímos en aceite de oliva bien caliente. Doramos los trozos un poco por todos lados, y los pasamos por una mezcla de canela en polvo y azúcar, y los servimos para comer en caliente, o esperamos que se enfríe. Esperamos que os guste esta receta.